Caso Barros: El Papa pide perdón “todos aquellos a los que ofendió”

12
Abr

“Pido perdón a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas”, dice el Papa Francisco tras recibir el informe de Mons. Charles J. Scicluna, Arzobispo de Malta, sobre el caso del Obispo Juan de la Cruz Barros Madrid, Obispo de Osorno, Chile.

El Santo Padre envió ayer, 11 de abril de 2018, una carta a los prelados chilenos, tras el informe de Mons. Charles J. Scicluna, Arzobispo de Malta, y “promotor de justicia” de la Congregación para la Doctrina de la Fe. (Leer la carta completa)

“Dolor y vergüenza”

El Pontífice escribe: “Creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza”.

“En lo que me toca, reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente –admite el Papa en la carta— que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada.

“Miremos a Cristo”

“Estos días, miremos a Cristo” –pide el Pastor de la Iglesia–. “Miremos su vida y sus gestos, especialmente cuando se muestra compasivo y misericordioso con los que han errado. Amemos en la verdad, pidamos la sabiduría del corazón y dejémonos convertir”.

Continúa el Obispo de Roma en el documento: “Hoy les quiero hablar no de seguridades, sino de lo único que el Señor nos ofrece experimentar cada día: la alegría, la paz el perdón de nuestros pecados y la acción de Su gracia”.

El Papa asegura su oración y quiere compartir con los Obispos de Chile “la convicción de que las dificultades presentes son también una ocasión para restablecer la confianza en la Iglesia, confianza rota por nuestros errores y pecados y para sanar unas heridas que no dejan de sangrar en el conjunto de la sociedad chilena”.

Mons. Scicluna y Rev. Bertomeu Farnós

El Santo Padre –tras haber leído los últimos documentos que completan el informe– con un total de más de 2.300 folios, agradece a los dos enviados especiales a Chile el 20 de marzo de 2018: Mons. Charles Scicluna, Arzobispo de Malta, y al Rev. Jordi Bertomeu Farnós, oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, su “ingente labor” de escucha “serena y empática” de los 64 testimonios, tanto en Nueva York como en Santiago de Chile.

El Papa reconoce haberlos enviado a “escuchar desde el corazón y con humildad”.

Mons. Karadima, condenado por el Vaticano en 2011

Mons. Charles Scicluna fue enviado a Chile por el Papa Francisco para recibir los testimonios que implican al Obispo Juan de la Cruz Barros Madrid, obispo de Osorno, renegado por parte de su diócesis: es acusado por algunos de haber cerrado los ojos, siendo un joven seminarista, sobre las acciones del hombre que era entonces el padre Karadima.

Mons. Juan Barros Madrid, nombrado obispo de Osorno en 2015, fue acusado de haber tenido conocimiento del abuso sexual de su antiguo mentor, Fernando Karadima, mientras era seminarista. El Obispo Karadima fue condenado por abuso sexual y psicológico por el Vaticano en 2011, y sentenciado a retirarse a un monasterio para una vida de “oración y penitencia”, sin ninguna misión pastoral, mientras que los hechos fueron prescritos para el Justicia chilena.

“Mi expresión no fue apropiada”

Esta no es la primera vez que Francisco se disculpa: En el vuelo papal, de regreso del viaje a Chile y a Perú, el pasado mes de enero de 2018, el Papa se disculpó con las víctimas de abuso sexual: “En Iquique, respondí una pregunta de un periodista sobre el Obispo Barros. Usé el término `prueba´ y dije: `El día que tenga pruebas, hablaré´. Desafortunadamente, sé que muchas personas que son abusadas no pueden mostrar evidencia, no la tienen y no pueden tenerla, o si lo hacen, están avergonzadas… Tengo que disculparme porque la palabra “prueba” me dolió, mi expresión no fue apropiada. Presento mis disculpas si he hecho daño sin darme cuenta, sin querer, me duele mucho… Es por eso que ya no quiero usar el término “pruebas”.

fuente Zenit