X DOMINGO TIEMPO ORDINARIO, Satanás, querrá dividirnos

08
Jun

Pbro. Bernardo González González

 

Este día el evangelio nos presenta el poder que tiene Satanás para alejarnos de la presencia de Dios. En el libro del Génesis se narra que la serpiente llevó a los primeros humanos a pecar cuando ya Dios les había puesto en el paraíso de la felicidad, también el evangelio relata que los escribas decían que Jesús hacía milagros por el poder de Satanás.

El mal siempre querrá dividirnos, buscará la manera de ver destruidas a nuestras familias, a veces se disfraza de serpiente y otras de humano, es decir, cuando nuestra familia camina bien es cuando mete cizaña y la familia termina destruyéndose. Y no se diga en el trabajo, si algo sale mal inmediatamente Satanás actúa y te corren o te castigan o te bajan el sueldo. Y qué pensar de nuestros ambientes sociales, cuando más queremos ir a disfrutar de la vida, es cuando más espera la oportunidad para que todo salga mal.

Hoy día pareciera que Satanás está actuando a través de las personas como lo hizo en los escribas que criticaban a Jesús diciendo que él hacia el bien con el poder de Satanás, pero su intención es sólo acabar con la imagen fiel y buena de Jesús. Así nos está sucediendo, hay personas que sólo quieren acabar con la buena imagen de un padre de familia responsable y trabajador que lo único que busca es el bien para los suyos; o la imagen de una esposa que con su trabajo doméstico quiere ver completado ese amor familiar, o los hijos que desean realizar sus sueños o metas. Aquí es donde Satanás mete su cizaña, calumniando, metiéndolos en chismes, haciéndolos pelear. O ¿acaso no le ha pasado que cuando usted quiere estar bien con su familia Satanás los mete en problemas? ¿Cuántas veces ustedes, como esposos, han logrado ser de verdad grandes esposos, que se traten con amor, con paciencia, con respeto?

Por eso los invito a que oremos unos por otros para que nuestros familiares, parientes y amigos, siempre estemos unidos por el amor que le tenemos a Dios;  pidámosle al Espíritu Santo que él nos dé la fuerza para vencer toda clase de obras malas.