Escudo Diócesis

Nuestra imagen se basa en un símbolo/logotipo:

  1. a) Es un símbolo porque está compuesto de íconos o dibujos gráficos que representan en su conjunto nuestra identidad.
  1. b) Es un logotipo porque tiene integrada la parte tipográfica y textual “Diócesis de Toluca”.

Un símbolo/logotipo redondo y circular, el cual representa la forma geométrica perfecta, no tiene esquinas, variantes, ángulos, es universal y global, representa nuestra comunidad, nuestra sociedad y a la Diócesis en sí. Su connotación gráfica es la de un sello, de forma tradicional y a la vez moderna.

El eje de este mundo es nuestro Señor Jesucristo representado por la Cruz; el signo pleno del amor a Dios y del amor al prójimo, es el centro de nuestra universalidad, de nuestra comunidad, de la Diócesis misma.

Se posa sobre un escudo conformado en sus cuatro polos, primero por nuestra catedral de Toluca, el ícono desde donde da catedra y gobierna el Obispo y a su vez es el recinto oficial de nuestra religión, de su comunidad y de la Diócesis.

En la parte superior derecha del escudo se encuentra la representación de la Diócesis en su elemento humano; es la comunión, el conglomerado, el grupo de hijos de Dios conformada por el Obispo, padres, religiosas, laicos y la máxima representación de la sociedad que es la familia.

En la parte inferior izquierda se posa el ícono de las azucenas que representan el símbolo de San José, patrono de la Diócesis. Y como cuarto ícono, en la parte inferior derecha, rematamos con el Cordero de Dios y así gráficamente se cierra el escudo con los elementos más importantes de la Diócesis.

Rodean al escudo y a la cruz en su parte inferior en ambos extremos el cordón Franciscano, el cual simboliza el inicio de la evangelización por los PP. Franciscanos.

En la parte superior como el lugar más importante y preponderante la leyenda de nuestra Diócesis de Toluca, en formas tipográficas y textuales con rasgos de tradición, abolengo, presencia, excelencia, únicamente en mayúsculas y con patines, dando una imagen visual de respeto, seriedad y confianza.

Y por último, el remate de nuestro sello, es la presencia majestuosa y distintiva del volcán Xinantécatl, mejor conocido como El Nevado, signo que identifica a nuestra ciudad.

En color ocre (simulando el oro, viejo y tradicional, de abolengo y respeto, del fino metal, de brillo y luminosidad), se encuentra, en primer término, la Cruz de nuestro Señor Jesucristo para dar la connotación de que es el elemento más importante tanto de la Diócesis como de nuestras vidas. Él es el todo, el alfa y el omega, el amo y señor de nuestra vida y de nuestro universo, es por ello que el perfil de la circunferencia está representado en el mismo color para lograr una asociación de ambos elementos; los cuales son la parte neutral y de balance entre los colores azules y rojos.

El interior de nuestro sello va en azules. El primero, es el exterior, azul profundo, sobrio, diplomático, generoso y formal, es la base de nuestra parte textual “Diócesis de Toluca”, la cual va en blanco para ser el primer elemento visual a destacar dentro del sello y el más importante textualmente representando la pureza, claridad, luz y guía de la comunidad, el curso recto de sus actividades y proyectos, de sus servicios y dependencias. El azul es base del gris cálido del cordón Franciscano, color neutral, sobrio y un poco apagado para subordinarlo de los demás elementos sin dejar de destacarlo, sirve de combinación y balance entre los demás colores, siendo un gris acorde a los tonos manejados.

El azul central representa el cielo, el fondo, el infinito, la profundidad, el espacio, un poco de modernidad y frescura, de una Diócesis que se renueva, que se refresca. Es la base de un escudo rojo perfilado en negro y de la silueta de un Nevado blanco, fresco, que a su vez armonizan con la cruz frontal.

El rojo del escudo refleja e interpreta el corazón y la sangre de nuestra Toluca, de la comunidad, es la vida latente y la actividad religiosa; es el color perfecto para proyectar nuestros íconos que por su trazo y perfecta silueta únicamente se perfilan en negro para delimitar el dibujo. En su interior se utiliza el blanco para reflejar la pureza del mensaje y combinar y asociar su relación con la “Diócesis de Toluca”.

El objetivo es lograr una imagen moderna y a la vez tradicional, de sencilla seriedad y respeto, pero también de apertura y confianza; un sello amigable, institucional, local y popular, con presencia internacional.