COLABORAR CON EL SEÑOR

27
Jul

29 de julio

XVII domingo del tiempo ordinario

Jn, 6, 1-15

 

COLABORAR CON EL SEÑOR

 

Pbro. Francisco V. Romero Velázquez

 

Hacemos un pequeño paréntesis, y vamos al capítulo seis del Evangelio de San Juan. Durante cinco domingos estaremos escuchando el discurso del Pan de Vida que ya habíamos leído en las semanas de Pascua,  pero que no está por demás volver a recordar y a hacer recalcar la importancia de reconocer a Jesucristo Nuestro Señor, como el alimento que nos dará la vida eterna. Sigamos la secuencia en estos próximos domingos.

 

Al principio de este capítulo, vemos cómo Jesús se muestra siempre atento a las diversas necesidades humanas. La gente ya lleva varias jornadas siguiéndolo y se compadece. Pero también quiere mostrar a sus apóstoles, la necesidad de santificarse en las actividades ordinarias, les quiere mostrar que es importante confiar en él, los deja que interactúen con él para que aprendan a compartir el pan a quien lo necesita.

 

Por lo tanto, nos debemos dar cuenta que es en el cumplimiento responsable del deber ordinario, en donde también nos podemos encontrar con el Señor; por lo tanto, tenemos la doble responsabilidad de ser fieles en lo ordinario, y de encontrarnos con el Señor en el cumplimiento de nuestras tareas cotidianas. Sean grandes, o sean pequeñas nuestras tareas, ahí encontrarnos con nuestro Rey y Señor. Dios nos pide solamente que aprovechemos lo que está a nuestro alcance.

 

El Señor nos pide que colaboremos con él, en la responsabilidad del anuncio de su Palabra, en que llegue a toda creatura, en que el Pan que se nos ofrece en cada Eucaristía, llegue no solamente a los que participamos en misa; sino también a todas las personas que les cuesta trabajo perseverar, estamos llamados a vivir la solidaridad con los demás. Y la solidaridad exige renunciar al propio pan, para que haya pan para todos.