Dos medicinas antes de Cuaresma, para curar la mala costumbre del chisme y hablar mal del otro a sus espaldas

05
Mar

El papa Francisco sostuvo que la mala costumbre de criticar y hablar mal de los demás a sus espaldas es un hábito del diablo. Y propuso dos medicinas para curarse: la oración y la dentadura. Además, explicó qué significa la hipocresía, según la espiritualidad cristiana.

“Si deseas “despellejar” a otro, criticar a otro, reza por él, reza por ella, y pide al Señor de resolver ese problema, y a ti, de cerrar la boca”, dijo él.

El Pontífice denunció que hablar de los demás a sus espaldas es la fuente de “tantas desuniones, tantas guerras domésticas, guerras en el vecindario, guerras en el lugar de trabajo, tantas enemistades”.

El Papa reflexionó sobre la hipocresía siguiendo la parábola. “¿Cómo puedes decir a tu hermano: ‘Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo’, tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano.” (San Lucas 6, 39-45).

El Papa aseguró que con este mensaje, “el Señor quiere enseñarnos a no ir a criticar a los demás, a no mirar los defectos de los demás: mira primero los tuyos, tus defectos”.

De esta manera, sostuvo que es cierto: nuestra malicia no es tanta, cuando se trata de sí. “Porque estamos acostumbrados a no ver nuestros límites, no  ver nuestras faltas, pero somos especialistas en ver las faltas de otros”.

Entonces, Francisco destacó que ser hipócrita “Es tener una doble manera de pensar, una doble manera de ser visto. Se muestran como personas buenas y perfectas, y por debajo condenan”.

La lengua destruye como bomba atómica 

El Papa dijo no exagerar al afirmar que “con la lengua inician las guerras”. “Tú, chismorreando sobre los demás, empiezas una guerra. Un paso hacia la guerra, una destrucción. Porque es lo mismo destruir al otro con la lengua que con una bomba atómica, es lo mismo […]. Es muy potente. Y no lo digo yo, lo dice el apóstol Santiago en su carta”.

“Antes de hablar mal de otros, toma un espejo y mírate a ti mismo; mira tus faltas y avergüénzate de tenerlas”.

Dos medicinas antes de Cuaresma

El Papa recordó que en pocos días comenzará la Cuaresma: “Sería tan agradable que cada uno de nosotros, en esta Cuaresma, reflexione sobre esto. ¿Cómo me comporto con la gente? ¿Cómo está mi corazón frente a la gente? ¿Soy un hipócrita, sonrío y luego critico y destruyo con mi lengua?”.

Entretanto, explicó que sí al final de Cuaresma se corrige este mal y “no siempre se critica a los demás a las espaldas”, entonces, aseguró, que “la Resurrección de Jesús se verá más hermosa y más grande entre nosotros”.

Primer remedio: la oración. “Sin oración no podemos hacer nada. Y en segundo lugar, hay otra medicina, que también es práctica como la oración: cuando sientes el deseo de hablar de alguien, te muerdes la lengua. ¡Fuerte! Porque así se hinchará la lengua y no podrás hablar. Es una medicina práctica, es muy práctica”.