LA CENIZA, SIGNO DE RECONCILIACIÓN CON DIOS

06
Mar

Al filo del medio día de este miércoles 6 de febrero, el Señor Obispo de la Diócesis de Toluca, Mons. Francisco Javier Chavolla Ramos, presidió la celebración eucarística para imponer la ceniza.

Acompañado por su Obispo Auxiliar, Mons. Maximino Martínez Miranda, y del rector de catedral, Mons. Guillermo Fernández Orozco, el señor obispo explicó a los fieles los tres significados que tiene este signo.

En primer lugar, Mons. Chavolla explicó que la ceniza nos recuerda que somos finitos, que no somos eternos en este mundo, y que al morir nuestro cuerpo será polvo mientras esperamos la resurrección, de ahí que al imponernos la ceniza se nos dice: “recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás”.

En segundo lugar, comentó que la ceniza recuerda la conversión, por eso una de las fórmulas para imponer la ceniza es: “conviértete y cree en el evangelio”. Recordó que antiguamente, los pueblos que querían convertirse a Dios se llenaban de ceniza como signo de arrepentimiento, reconocían su pecado y pedían perdón, “estos dos significados van muy de la mano –subrayó–, tanto la caducidad como el deseo de conversión, es fundamental que nosotros lo vayamos viviendo de una forma muy especial, por eso la Iglesia este día nos recuerda lo caducos que somos y nos invita a la conversión”.

El tercer significado de la ceniza es que marca el inicio del camino cuaresmal, “es la puerta que nos conduce a la Cuaresma, y prepararnos a través del ayuno, la oración y la caridad, para celebrar la Pascua del Señor, comentó Mons. Chavolla: “Por eso hoy, en nombre de Jesucristo, los exhorto a que se reconcilien con Dios y con su hermano, Dios nos llama a corregir  nuestra vida”.

Mons. Chavolla resaltó el hecho de que antes de pedirnos algo, Dios nos da la gracia necesaria para poder responder conforme a lo que él pide, “abran su corazón y reciban la gracia que hoy el Señor les da, y con alegría, con confianza, inicien esta cuaresma con el miércoles de ceniza, con el propósito de conversión, de encuentro con Dios”, concluyó.