La Iglesia envía un mensaje a los legisladores ante el estancamiento de la Reforma Educativa en México

08
Abr

Ante el estancamiento de la Reforma Educativa en el Congreso de la Unión, la Iglesia católica mexicana hizo un llamado a todos los actores involucrados para que generen un mayor compromiso y hagan un esfuerzo generoso por aprobarla.

A través de un comunicado firmado por el obispo Enrique Díaz, responsable de la Dimensión de Pastoral Educativa de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), la Iglesia recordó que “en educación, lo que no avanza, retrocede, por lo que ahora es necesario mantener a todos los actores en el diálogo conjunto ya iniciado, sin privilegiar a ninguno, a pesar de su relevancia. “El sistema educativo escolar requiere de acuerdos integrales, consensuados por todos”.

Hasta el momento en la Cámara de Diputados sigue sin haber fecha para la discusión del dictamen de la Reforma Educativa, debido a que no se han alcanzado acuerdos con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación ni con los diferentes grupos parlamentarios.

La Junta de Coordinación Política de la “cámara baja” hizo ayer un llamado para que los maestros disidentes permitan dictaminar esta reforma, toda vez que el tiempo se acorta para el inicio del próximo ciclo escolar, que comienza en agosto. Una vez dictaminada, ésta deberá pasar todavía por el pleno y se enviará al Senado de la República. Posteriormente será turnada a los Congresos estatales.

Bondades de la reforma

 El obispo Enrique Díaz celebró en particular los recientes esfuerzos conjuntos de redacción entre el gobierno y la sociedad, con pluralidad de actores, para la reforma al artículo 3 de la Constitución, así como sus resultados, entre ellos, el hecho de abordar la complejidad del Sistema Educativo Nacional desde la centralidad del derecho humano a la educación, y el privilegiar el interés superior de los niños, niñas y adolescentes.

“No podemos dejar de mencionar otros avances en el Proyecto de Iniciativa: la definición de una educación con equidad, integral, inclusiva e intercultural, encuadrándola en la dignidad humana de toda persona” –dijo–, y destacó la propuesta de un nuevo organismo autónomo que procure la mejora continua de la educación, que exige su constante y objetiva evaluación.

La Dimensión de Pastoral Educativa de la CEM también aplaude el tema de la innovación, la garantía de acceder a los progresos de la ciencia y la tecnología, así como asegurar una educación superior para todos aquellos que lo deseen, con instituciones que gocen de autonomía universitaria.

Primeros educadores

 Enrique Díaz aprovechó el comunicado para recordar que la escuela es un lugar privilegiado de la educación, y reiteró su aprecio a todos los maestros, actores fundamentales de la educación escolar, “quienes a través de su constante presencia y entrega no sólo han formado a millones de seres humanos, sino que también hoy, pueden dar rumbo a una humanidad necesitada de sentido y claridad”.

Además hizo un llamado a los padres de familia a asumir plenamente su responsabilidad de primeros educadores de sus hijos. “Los animamos a que se involucren activamente en los organismos de participación escolar, así como a reforzar lo enseñado en casa y en la escuela, con espacios de educación no formal: escultismo, promoción del arte, el deporte, la cultura y la religión, en los que niños y jóvenes puedan ir integrando el arte de la vida.

Finalmente, el también Obispo de Irapuato dejó en claro que la Iglesia seguirá siendo respetuosa y propositiva con la tarea del Estado, “al igual que el fortalecimiento de la educación laica, que garantiza, precisamente, la libertad religiosa para todos”.