MUESTREN AL MUNDO EL CAMINO DE LA VERDAD Y EL BIEN

27
Jul

Al filo del mediodía de este 27 de julio, el Señor Obispo de Toluca, Mons. Francisco Javier Chavolla Ramos, celebró la Eucaristía en acción de gracias por la clausura del año lectivo 2017- 2018 del Instituto de Formación para Laicos al Servicio de la Pastoral Parroquial, al que con cariño se le nombra Escuela de Pastoral.

 

El Señor Obispo, junto con los sacerdotes que acompañan a este instituto, y los fieles que se preparan arduamente en sus filas para servir a la Iglesia, dieron gracias a Dios por un año más de intenso apostolado.

Mons. Chavolla reflexionó en su homilía sobre la manifestación de la generosidad de Dios en su apostolado, pues “les ha revelado su corazón. Hijos, lo que han hecho no es sólo ir a una escuela a aprender como lo hace cualquier estudiante, no, queridos hijos; ustedes son diferentes, porque al ir a la escuela lo que quieren ante todo es conocer los misterios del Reino, ese es el objetivo fundamental, y esto es: conocer el corazón de Dios. Dios los ama tanto que él quiere que nosotros conozcamos lo que es la vida, la verdad, el bien, que son elementos fundamentales para que la persona se estructure sólidamente y pueda participar de la vida eterna de Dios. Cuando una persona ama a otra le abre el corazón, Dios abre su corazón y les revela lo más íntimo de él”.

 

Retomando el mensaje del evangelio explicó que es fundamental, en primer lugar, saber escuchar: “si no escuchas, no conoces. El escuchar es una actitud del corazón, es abrir el corazón y valorar, aceptar el mensaje del otro”. En segundo lugar, ponerlo en práctica: “el misterio se escucha con el corazón, pero también busca vivirse. Un verdadero discípulo de Dios es el que está ávido de conocer los secretos del corazón del Maestro, pero también de imitarlo, quiere aprender a vivir y tener la vida en él, con él, la vida como él”. El tercer elemento es dar fruto: “si no dan fruto, cuidado. Escuchas, vives, lo haces realidad y lo compartes con los demás, es decir, si aprendes que Dios te ama y te alegras con ese amor que Dios te da y lo vives, amas a los demás, ese es el fruto. Así que ánimo”.

 

Invitó a los fieles a dar gracias a Dios por su amor y por revelar sus misterios, porque invita a vivir su vida, además de recibir la invitación de enseñar al mundo dónde está la verdad, el bien y la verdadera felicidad, “necesitamos demostrar a México cuál es el camino de la felicidad, de la verdad y el bien, el camino es Dios, sigan a Dios y serán felices”.

 

Al finalizar la celebración, el padre asistente del instituto, el Pbro. José Romero, dirigió unas palabras de agradecimiento a Mons. Chavolla, por el apoyo recibido y dar continuidad a este servicio.

 

El Sr. Jacinto Eduardo Zamora Jiménez, coordinador diocesano en Toluca y coordinador provincial del Equipo Laico al Servicio de la Pastoral, comparte que este instituto surgió como un movimiento de servicio a la parroquia: “Ante la necesidad de la formación surge el Instituto de Formación para Laicos al Servicio de la Pastoral Parroquial, que ahora tiene presencia a nivel nacional y latinoamericano”.

 

Además, invita, como cada año, a integrarse a la formación continua para servir mejor y ser útil a la Iglesia. El siguiente año de curso inicia el primer domingo de septiembre y termina el último domingo de agosto.